Un sueño hecho realidad – Egipto 2016

Egipto 2016 17 de Julio … MI CUMPLEAÑOS nro 31, un sueño del cual aún no puedo despertar. Egipto tiene ese no se qué que hace que nunca sintieras que te fuiste del país. Cada detalle, cada lugar, cada aroma, todo ha quedado en mi…

Llegamos a Cairo por la noche, lejos estábamos del aeropuerto, casi a una hora o dos. La primera impresión fue muy fuerte para mi, me costó casi dos días acomodarme a la rutina de El Cairo, a su gente, a sus costumbres. Toda la ciudad pareciera nunca dormir, pareciera despierta a toda hora… Gente y más gente por todos lados, tránsito y más transito por todos lados.

Compartimos el viaje hasta el Hotel, con una gran colega De Madagascar, residente en Francia. Ella ya había estado en Cairo, y nos contaba muchas cosas. Se manejaba sola como sí nada! Elody, una hermosa persona y súper divertida.

El tránsito en el Cairo es una cosa de locos, los vehículos y los peatones hacen lo que quieren, cruzan, se tocan bocina, no hay prácticamente semáforos; cruzar una calle es como un acto suicida! Mucha Gente, muchos vehículos. Pero entre toda esa vorágine ellos, se entienden. Algo un poco complicado para nosotros, donde tenemos tantas normas de transito!

Llegamos al Hotel, un hermoso y enorme hotel , donde se llevaba a cabo el Festival Internacional “Raqs of Course”, de Randa Kamel. Nuestra habitación bellisima, daba a una de las piletas y a un jardín muy bonito.

El primer día, nuestro guía y ahora amigo Mina Samir, pasó por nosotros muy temprano para nuestras excursiones, nos fuimos a Sakara, nuestro primer destino. Mina fue el mejor guía y amigo que pudimos haber tenido en Egipto, el nos enseño muchisimo y nos resolvió todo en nuestra estadía. Sin él nada hubiera sido tan productivo! Luego seguimos a Giza. Entre pirámides, templos tumbas, rutas, gente, hasta shopping! Todo comenzaba a ser más real, me daba cuenta que era Yo, Maria, nada más y nada menos que en Egipto. Algo que una vez creí inalcanzable, ahora era real y yo estaba parada sobre la tierra de las bailarinas, músicos que durante toda mi vida vi, escuche y quise tener cerca!

La Historia del pueblo milenario Egipcio, estaba en mis manos… Cairo, el Nilo… todo estaba ahí.

Hice tantas cosas y aprendí tanto que no me alcanzarían todas la letras de este blog para contarles lo que viví. Recién ahora luego de varios días, puedo decir que puedo hacer catársis de todo este espléndido viaje.

Y es como me pasó en Rapa Nui, mi primer isla Polinesia conocida personalmente, no hay como estar en el lugar de origen de las cosas… allí es donde entendes, allí es donde realmente aprendes.

El mismo día en que conocí las pirámides comenzaba el Festival Raqs Of Course, abrimos la noche con músicos en vivo, con un saidi multitudinario, todos bailando al son del mizmar, el tabl, y el rebaba. Todos juntos, sin importar nivel de danza, ni país. Junto a los más grandes maestros egipcios y de otras nacionalidades, con colegas de muchas partes del mundo… así son las noches en el Cairo: cálidas, energéticas, eternas, y egipcias…

Al día siguiente, comenzamos con las clases. Uff que manera de bailar, que manera de transpirar, que manera de aprender!! Cada clase fue un libro abierto, muchas enseñanzas, muchas cosas nuevas para mi y otras que supe corregir o mejorar, pero otras muchas que me di cuenta que estaban muy bien! Y aquí le doy un 10 a mi primera Maestra Mariana Artaza, quien me enseño tanto y todo muy bien!

Los días pasaban y más me enamoraba, más aprendía, más entendía… No quería que este sueño terminara jamás. Caminar por las calles del Cairo, de la Bella Alexandría, conocer más a los egipcios y egipcias, pasar horas y horas en el museo, o frente a las pirámides, navegar por el Nilo, ver a mis bailarinas, bailarines favoritos en vivo y en directo, bailar con ellos en una fiesta o simplemente fumar shisha todos juntos, son experiencias que nunca me olvidare, y que espero poder vivir muy pronto!

Llego el día de subirme al escenario, de bailar con una orquesta egipcia! En Egipto, las bailarinas son “dueñas” de las orquestas, ellas deciden lo que sucede arriba del escenario, ellas ” mandan”. Biale un tema que tanto me gusta, un clásico maravilloso  Lessa Faker, con mi traje nuevo Egipcio, y luego de haber pasado un día inolvidable en la Bella Alexandría. Y así fue todo también arriba del escenario. Disfrute y goce total, bailando uno de mis temas favoritos, con música y orquesta egipcia en vivo…pero lo mejor de todo, fue bajar del escenario y que los maestros egipcios me dijeran que les gustó mucho lo que hice! Eso Señores no tiene comparación!

Y así siguieron pasando los días, las clases de capacitación, las investigaciones y por qué no el turismo.

Hasta que llegó el día de ir al Desierto, Fayoum un lugar increíble. El desierto tiene algo que es muy difícil de explicar, solo viviendolo podrían entender. Hay lugares que uno puede conocer pero que jamás ni contando ni mostrando una foto o un vídeo podría describirlo. Allí tomamos té beduino, conocimos a Walid, aprendimos de su cultura y sus costumbres. Vimos oasis y hasta Cataratas, visitamos el Museo en medio del Desierto ” Wadi- al Hitan ( El Valle de la Ballena) y pasamos un día completo maravillo y único entre el desierto, las costumbres beduinas, su música, su vida… y la naturaleza y grandeza de este lugar.

Y así lleno de cosas nuevas, experiencias, gratitudes, danza, música y mucho más fue como Viví Egipto! Después de muchos días puedo hacer catársis de todo lo vivido, de todo lo aprendido, no me alcanza el tiempo para ensañar a mis alumnas todo lo que aprendí!

Hoy luego de mis viajes y experiencias puedo decir que he crecido profesionalmente, que he dado un salto muy grande en mi carrera. Y que esto no termina acá, aún tengo mucho más por lograr…

Para ver más fotos, Visitá mi FanPage de Facebook

Deja una respuesta